Conociendo la Disciplina Positiva


CONOCIENDO LA DISCIPLINA POSITIVA

¿Qué es la Disciplina Positiva?

Es un modelo educativo basado en el respeto mútuo. Huye de la permisividad y del exceso de control y da un papel clave a los niños y a las niñas para hacerlos partícipes protagonistas de su propio proceso educativo

¿Cuál es su origen?

Encontramos los orígenes de la Disciplina Positiva en psicología individual del médico y psicoterapeuta austríaco Alfred Adler y las teorías que, partiendo de la misma, desarrolló el psiquiatra Rudolf Dreikurs.

¿Cuándo se sistematizó y se desarrolló como método?

El desarrollo de la Disciplina Positiva como método educativo se debe a Jane Nelsen y Lynn Lott, que en los años 80 redactaron manuales y empezaron las formaciones en Disciplina Positiva.

¿Qué define la Disciplina Postiva?

Según lo que Jane Nelsen expone en sus manuales, algunos aspectos definitorios podrían ser:

  • Es un modelo amable y firme a la vez.
  • Predomina el respeto mútuo.
  • Enfoca los errores como oportunidades de aprendizaje.
  • Ayuda a los niños y niñas a sentirse importantes y los involucra en la resolución de problemas.
  • Es eficaz a largo plazo.
  • Ayuda al desarrollo de las capacidades de los niños y niñas y a que tomen consciencia de las mismas.
  • Enseña habilidades valiosas para la vida.

¿Porqué debería hacer ahora este cambio de enfoque en la crianza?

Es fácil presuponer que todas las personas que tienen hijos e hijas intentan llevar a cabo su educación de la mejor forma posible, no obstante, en muchas ocasiones, hay dificultades en el camino que hacen temblar los cimientos del vínculo entre ellas.

Si bien es cierto que sea cuál sea el modelo educativo a poner en práctica en cada familia, será más fácil de implementar y llevar a cabo cuanto antes se ponga en marcha, también lo es que darse cuenta de que las cosas podrían hacerse mejor es una puerta abierta al cambio y, para un cambio nunca es tarde.

¿Será muy complicado?

Todos los cambios pueden resultar complicados pero no por ello menos adecuados. Uno de los principios de la Disciplina Positiva habla de sus efectos a largo plazo y, por lo tanto, al pensar en ponerla en práctica no debemos caer en el error de ceñirnos al presente inmediato. Instaurar un sistema de crianza basado en la Disciplina Positiva no tiene porqué ser más complicado que instaurar cualquier otro tipo de crianza, se necesita tener claro lo qué se va hacer y cómo se va hacer y, sobretodo, se necesita mantenerse.

¿Cómo lo hago?

En las formaciones que llevamos a cabo para padres y madres se trabajan herramientas y estrategias prácticas que pueden ponerse en marcha el mismo día en que se presentan. Son sencillas y suelen tener algunos efectos rápidamente pero lo que realmente las hace valiosas son sus efectos a largo plazo y el bienestar que generan en el entorno familiar favoreciendo los vínculos y el desarrollo de los pequeños y pequeñas de la casa.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*