La realidad virtual en la consulta de psicología no es ciencia ficción.


Los tratamientos psicológicos, desde la perspectiva cognitivo-comportamental, tienen como objetivo dotar a la persona de las herramientas necesarias para afrontar los problemas que percibe como superiores a ella y que pueden afectar de múltiples maneras a su vida. Estos problemas pueden presentarse de formas muy diversas. Desde fobias, que son miedo desmesurado, y asco en ocasiones, a ciertas situaciones concretas (como volar, conducir o la oscuridad…), a determinados animales (como a las cucarachas, arañas o ratones y serpientes…), o a ver sangre y elementos relacionados con ella (como heridas o instrumental médico), hasta problemas más generalizados de ansiedad como pueda ser el temor a sufrir ataques de pánico en cualquier lugar que no se tenga como lugar “seguro” y otros muchos diferentes. La principal estrategia terapéutica con la que cuenta la psicología es la exposición. Es decir, acercar a las personas de la manera más óptima a aquello a lo que temen para que puedan superar sus miedos con las máximas garantías. Y aquí precisamente es en donde entra la realidad virtual.Realidad virtual psicologia ansiedad fobias

¿Qué es la realidad virtual?

Podemos entender la realidad virtual como cualquier entorno, o situación, generado gracias a la tecnología informática que nos permite sentirnos dentro de él. En la actualidad disponemos de la tecnología necesaria para desarrollar una experiencia de inmersión satisfactoria en entornos virtuales. Esto se ha desarrollado principalmente gracias a la industria del entretenimiento pero también ha alcanzado a otras áreas como la formación (poder realizar una intervención quirúrgica simulada antes de intervenir en pacientes reales), la industria (visualizar un nuevo prototipo de vehículo antes de empezar a fabricarlo o visitar una casa antes de que finalice su construcción), y cómo decíamos al principio también la psicología.

La realidad virtual en psicología permite:

  • Disponer de un ambiente seguro y controlado en el que practicar la exposición.
  • Disponer de entornos que normalmente no son accesibles. Como un avión, o una sala de extracción de sangre.
  • Un entorno con mayor privacidad en el que paciente y terapeuta puedan llevar a cabo las sesiones.
  • Un menor coste en tiempo, lo que se traduce también a nivel económico, ya que permite evitar desplazamientos a los lugares en los que se quiere realizar la exposición al poder realizarse en la consulta.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*