Preocuparse de la preocupación


Preocuparse de la preocupación, AlfaOmega Psicología, Mallorca

En ocasiones, las personas tienden a preocuparse sobremanera y esto también les preocupa.  La preocupación en exceso por las cosas, puede derivar en un trastorno de ansiedad generalizada. Los síntomas son una preocupación exagerada y a veces sin motivo aparente. Asimismo, se presenta irritabilidad, inquietud, y en ocasiones sintomatología asociada a los ataques de pánico (falta de respiración, sudores, taquicardia…).

El inicio de la preocupación puede radicar en algún hecho concreto traumático, o simplemente ir saltando de un hecho a otro. La clave para diferenciar un exceso de preocupación es ver como el problema real está en la preocupación en sí misma. Esto es, que influye de una forma clara y negativa en la vida de la persona. Normalmente, estas personas se centran en el problema o problemas y no tanto en las posibles soluciones.

El modelo para poder salir de esta rueda infinita de preocupación, es el cognitivo conductual. Por una parte, se debe romper el ciclo de pensamientos de preocupación, con técnicas de parada de pensamiento. Además, hay que combinar técnicas de relajación y reestructuración cognitiva para modificar los esquemas desadaptativos que gobiernan el pensamiento actual.

La mayoría de preocupaciones versan sobre la familia, trabajo y modelo de vida. Temas muy amplios que no pueden obtener una solución “simple”. Otro trabajo importante en este sentido, es operativizar los problemas. Es decir, llevar al tramo más concreto posible los diferentes problemas. Para así poder realizar una resolución de problemas que sea eficaz. El hecho de resolver pequeños problemas aumenta también la autoestima de la persona y crece la confianza para abordar problemas más complejos.

Finalmente, descubrir que la preocupación no lleva a ninguna solución es el último eslabón para solucionar el problema. Enfocar la atención y ocupación a solucionar el problema, en lugar de analizar el problema de forma constante es clave.

preocupación

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*